#HilodeStrangerThings4

Ayer terminé de ver la 4ª temporada de #StrangerThings. Si en la temporada pasada te descubrí la presencia oculta de la Virgen María, en esta, podemos verla no solo a ella sino a los apóstoles, los arcángeles y al mismísimo Jesucristo. Te lo cuento en el #HilodeStrangerThings4 

Antes de seguir, te aviso de que el hilo contiene spoilers. Y, si no leíste el de la 3ª temporada, aquí tienes el enlace

En la 4, como en la 3, vemos implícitamente el mensaje cristiano, esa historia universal que se encuentra en el fondo de todas las grandes historias, la de alguien que es capaz de dar la vida por sus amigos. 

El mensaje de la redención está como inscrito en lo más íntimo de la naturaleza humana de forma que nadie puede escapar de su influjo. 

Todos, en el fondo de nuestro corazón, anhelamos ese amor grande y gratuito, queremos ser queridos de forma total, tal y como Jesús hizo en la cruz por cada uno de nosotros. 

Por eso le llamamos la Buena Noticia 

Y también por eso, esta nueva temporada vuelve a funcionar, porque nos impacta esa historia, nos encanta que nos la repitan una y mil veces. 

Visualmente he visto varias referencias claras a la cruz. 

No sé si vosotros os habéis fijado también o soy yo que la he visualizado en plan intensito. 

En la lucha de Vecna con Once hay un momento en el que casi vemos la “crucifixión” de nuestra heroína.

También veo claramente un crucificado en la muerte del doctor Martin Brenner, el “papá” de Once, tras intentar salvarla…

¿Creeis que me he emocionado o pensáis que, en el fondo, los hermanos Duffer podrían estar queriendo sugerirnos ya esa imagen que en la cultura cristiana llevamos marcada a fuego de uno que muere para salvarnos? 

Pero dejemos las suposiciones a un lado y vayamos a lo que realmente se ve en la serie. 

Entre las imágenes religiosas explícitas que se ven, comenzaremos con la cruz desnuda, propia de los templos evangélicos que vemos en el funeral de Chrissy, la animadora.

Luego, en la casa de Suzzie, la novia mormona de Dustin, en el capítulo 6, vemos una imagen de la Última Cena en un plano muy curioso. 

¿Os habéis fijado en el paralelismo entre los personajes de la peli y de la escena bíblica del fondo? Suzie, cuya ayuda como hacker será fundamental para salvar el mundo, sentada en el centro y el resto de “apóstoles” (Mike, Will y Jonathan) a su alrededor.

Pero donde más imágenes religiosas podemos ver es, sin duda, en la iglesia cerrada (recuerda que estamos en la época de la persecución religiosa de la URSS) que sirve de almacén del contrabandista Yuri.

En este escenario, recurrente en varios capítulos de la última temporada, es donde os decía que podíamos ver a la Virgen, a los evangelistas y al mismísimo Señor… 

Desde nuestra cultura católica, lo que vemos al fondo nos parece un retablo de una de nuestras parroquias, pero en realidad no es igual. 

Se trata de un iconostasio en el que, al igual que en un retablo, se disponen diversas imágenes religiosas (iconos), pero tiene la particularidad de esconder tres puertas que dan entrada al santuario (lugar al que solo pueden acceder los clérigos), del resto del templo. 

Detrás del iconostasio hay un espacio donde, fuera de la vista de los fieles, se consagra la Eucaristía, y que en la película, obviamente, no se ve. 

Este mueble-pared separa simbólicamente el cielo de la tierra. Es como un portal a “otra dimensión” ¿Te suena el upside down?.  

Volviendo a Stranger Things: este escenario de nuestra serie favorita ¿piensas que es un decorado o será una iglesia real? 

Quizá te interese saber que, después de investigar un poco… ¡La he encontrado en el mundo boca arriba! 

Hopper nos la muestra allí, al fondo

Y desde aquí, más de cerca ¡Bonita eh?

Comencé a buscarla en Kamchatka, donde la serie sitúa la escena, pero no la encontré. 

Luego pensé que quizá los rusos habrían puesto demasiadas pegas para grabar en su territorio una escena de una película en la que quedan tan mal… 

Así que, tras buscar en varias repúblicas de la extinta URSS, ¡Eureka! encontré esto:

Se trata de la Iglesia de San Nicolás el Taumaturgo (más conocido en occidente como San Nicolás de Mira o de Bari) en Semeliškės, en el municipio de Elektrėnai, condado de Vilnius, al este de Lituania. 

La historia del templo es preciosa. Fue construido en 1895 gracias a la colaboración de todos los vecinos, que trabajaron gratis transportando árboles, piedras y ladrillos y que hicieron numerosos donativos para la obra. 

Lo curioso es que la mayoría de los agricultores del pueblo eran entonces católicos y contribuyeron a la construcción de este templo que es ortodoxo. 

Un ejemplo para este tiempo, cuando oriente y occidente comienzan de nuevo a levantar muros en lugar de tender puentes de solidaridad. 

Por cierto ¿Te gustaría visitar ahora mismo la Iglesia de San Nicolás y alrededores, la localización donde se grabó la serie? 

Pues gracias a la magia de Google maps, ya puedes google.com/maps/uv?pb=!1s…

¿Y qué os parecería poder visitarla también por dentro? 

Voilà! google.com/maps/uv?pb=!1s…  

Esta visita virtual nos permite ver alguna curiosidad como la colocación de espaldas de una de las imágenes que se encuentra en un lateral (concretamente un crucificado con María y San Juan), lo que ayuda a caracterizar la Iglesia como un almacén.

¿Y qué imágenes podemos ver entonces en el iconostasio de la Iglesia hoy?

Una de las que más nos enseñan en las distintas secuencias es la de la Virgen con el niño y la de Jesús con un libro en la mano (aquí a izquierda y derecha de Hopper).

Son dos versiones modernas de tipos iconográficos muy comunes en el arte bizantino. 

María es la Theotókos, la Madre de Dios. Aparece con el niño Jesús en brazos. Por cierto, si queréis saberlo todo sobre María en el arte ortodoxo, os recomiendo pinchar este hilo de María del Camino Viana.

Jesús es el Pantocrátor, Jesucristo como rey del Universo. Se le representa bendiciendo con la mano derecha y sosteniendo con la izquierda el Evangelio. 

Las imágenes de María y Jesús sirven de separación entre las tres puertas de las que os hablé antes que esconde el iconostasio y que dan paso al “cielo”. 

La puerta central es la más importante, tiene dos hojas y se le denomina Puerta Santa, Real, del Paraíso o del Zar. 

En ella suele estar representada la Encarnación del Señor (o Anunciación) y los cuatro evangelistas

Sobre esta puerta, una cruz un poco especial, es la cruz ortodoxa, o cruz rusa, que cuenta con ocho brazos, frente a los tradicionales cuatro de la cruz católica.

En esta ocasión, el travesaño vertical es atravesado por tres horizontales en lugar de por uno solo. 

Además del propio de los brazos de Jesús (el central), esta cruz consta de un pequeño travesaño superior (para la inscripción INRI) y otro inferior inclinado. 

Según la tradición ortodoxa, este travesaño es para disponer los pies de Jesús (con dos clavos distintos, en lugar de con uno solo como se suele representar en occidente) 

La inclinación indica, en un extremo, el cielo al que sube el buen ladrón tras arrepentirse de sus culpas y, en el otro, el infierno, al que descendió quien no reconoció su pecado. 

Volviendo a las puertas del iconostasio, en la de la izquierda está representado el arcángel Gabriel, a quien se le suele pintar con una especie de lanza larga denominada “varilla de los ostiarios”. 

Y en la de la derecha, el arcángel Miguel, con su típica espada flamígera en la mano, con la que expulsó a Satanás del cielo. 

Entre otras imágenes religiosas del conjunto, destaca otra Última Cena en la parte superior. 

Pero me interesa que retrocedamos un poco y nos fijemos en ese atril colocado en el centro de la Iglesia con una imagen sobre él.

Se trata de un analogion, lugar donde se colocan iconos para su veneración por los fieles en las iglesias orientales. 

En esta ocasión, el icono pertenece a San Nicolás el Taumaturgo (para nosotros de Mira o de Bari), a quien está dedicada la Iglesia. 

Un santo que encaja fenomenalmente en la serie porque es tradicionalmente invocado como protector de los niños y jóvenes. 

Tanto es así que de su devoción deriva la figura de San Nicolás o Santa Claus, Papá Noel, quien trae regalos a los niños en Navidad. 

Vivió en el siglo IV y cuenta su leyenda que devolvió a la vida a unos niños que habían sido descuartizados y metidos en un barreño por su asesino que pensaba vender como carne sus restos.

Otra leyenda (más creíble) afirma que ayudó a tres jóvenes hermanas que no podían pagar su dote para casarse y a quienes su padre iba a tener que obligar a prostituirse para tal fin, arrojando por la chimenea tres bolsas con monedas de oro.

Así que este santo patrón de Rusia, protector de niños y jóvenes, podría ser un excelente patrón también para esta serie en la que nuestros muchachos consiguen sortear las más difíciles pruebas y peligros para salvar el mundo. 

Y muchos de ellos son capaces de dar su propia vida por salvar la de sus amigos y de la humanidad. 

Con lo que volvemos al inicio del hilo donde hablábamos de cómo el misterio de quien es capaz de donarse entero por los demás sigue cautivando a las masas, como los millones que hemos sucumbido de nuevo a la serie. 

¿Qué pasará con Max la temporada 5? 

Si fuera una persona real, yo encomendaría su recuperación, sin duda, a San Nicolas. No en vano, su nombre en griego significa “salvador del pueblo”. 

¡Y necesitamos un salvador para ella, para el pueblo de Hawkins y para el mundo entero! 

Yo me despido hasta la próxima temporada, donde también espero poder encontrar un buen tema para hilar sobre la fe #Findelhilo