#HilodelPollino

En este Domingo de Ramos en el que celebramos la entrada de Jesús en Jerusalén a lomos de un pollino, os comparto un sermón de San Francisco de Sales sobre el triple significado de este animal. No seas burro y sigue leyendo #HilodelPollino #DomingodeRamos #HilosDeSemanaSanta
Dice el Evangelio que se lee hoy antes de la procesión de Ramos en las parroquias que «En aquel tiempo, Jesús echó a andar delante, subiendo hacia Jerusalén. Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, mandó a dos discípulos, diciéndoles:»
«Id a la aldea de enfrente; al entrar, encontraréis un borrico atado, que nadie ha montado todavía. Desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta: «¿Por qué lo desatáis?», contestadle: «El Señor lo necesita»».
«Ellos fueron y lo encontraron como les había dicho. Mientras desataban el borrico, los dueños les preguntaron: «¿Por qué desatáis el borrico?».
«Ellos contestaron:—«El Señor lo necesita». Se lo llevaron a Jesús, lo aparejaron con sus mantos y le ayudaron a montar. Según iba avanzando, la gente alfombraba el camino con los mantos».
«Y, cuando se acercaba ya la bajada del monte de los Olivos, la masa de los discípulos, entusiasmados, se pusieron a alabar a Dios a gritos, por todos los milagros que habían visto».
Decían: «¡Bendito el que viene como rey, en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en lo alto». Algunos fariseos de entre la gente le dijeron: «Maestro, reprende a tus discípulos».
Pero El replicó: «Os digo que, si estos callan, gritarán las piedras».
Dice mi patrón, San Francisco de Sales (es el patrón de los periodistas por una curiosa historia que ya os conté otro día), que el pollino tiene un triple significado
1⃣ En primer lugar, el pollino significa la HUMILDAD. Dice San Francisco que el Señor «escogió, entre todos los animales, el más simple y humilde, pues estando enamorado de la humildad y la bajeza, nada que no fuera humilde podía servirle de montura»
Efectivamente, el Rey que nació en un establo en Belén, “la más pequeña entre las familias de Judá”, el que fue inmigrante en Egipto, creció en la aldea de Nazaret como un simple carpintero y se rodeó de pescadores, no podía de repente aparecer triunfal a lomos de un corcel.
El pollino es signo de lo que fue toda la vida de Jesús. Es signo de su humildad. Dice el de Sales que “Dios no habita ni descansa sino en el corazón humilde y sencillo”
Esta es una enseñanza para nosotros. Nos quejamos de que Dios no nos escucha, de que Dios no nos habla, de que no atiende a nuestra súplica, de que no nos muestra el camino… Y yo te pregunto. ¿Lo has dejado entrar o es tan grande tu ego que no dejas hueco?
Porque a mí me ha pasado
La humildad, la sencillez y la pobreza evangélica no son sino el camino para encontrarnos con Él.
Como dice Francisco en su texto: «Le han humillado y despreciado porque Él así lo ha querido y Él mismo es quien se ha abajado y ha escogido las abyecciones; Él, que era siempre y en todo igual a su Padre, sin dejar de ser lo que era, buscó la repulsa y el rechazo de los hombres»
¿Buscar la repulsa y el rechazo de los hombres? ¿Quién hace eso hoy en día en nuestra sociedad instagramer?
Cuando, en lugar de anunciar el Evangelio (que, si es de verdad, escuece) nos anunciamos a nosotros mismos para «gustar», para contemporizar, no estamos imitando la humildad de Jesús que se sabía mensajero de su Padre
2⃣ «La segunda es la PACIENCIA –dice en su sermón quien fuera obispo de Ginebra–. El Señor ha amado tanto esta virtud que ha querido ser un ejemplo y un espejo de ella; ha sufrido con una paciencia invencible que le pegasen y maltratasen».
Esta virtud está en íntima unión con la primera. Dice que «tienen tanto en común que no pueden ir una sin la otra»
«Quien quiera ser humilde, tiene que ser paciente pues no se pueden soportar, por largo tiempo, los trabajos y adversidades de esta vida sin tener humildad, y ésta nos vuelve dulces y pacientes»
¡Qué desagradable es una persona impaciente! Se te cuela en el supermercado, en la pescadería, te pone en peligro en la carretera… Ella tiene que ser la primera y le da igual lo que le pase a los demás, la prisa que los demás puedan tener.
Una persona paciente es una persona que respeta profundamente a los demás, que no se cree superior a nadie. Por eso tiene tanto que ver con la humildad.
¡Qué bonito es cuando en nuestra sociedad frenética nos dejan el paso! ¡Y qué evangélico!
Una persona paciente sabe medir el tiempo, porque sabe que para el Señor «un día es como mil años y mil años, como un día». Si pierdo un minuto por ti, no te preocupes, que ya lo ganaré en la vida eterna 😉
En la oración, es insistente, pide día tras día, pero no desespera porque sabe que el tiempo del Señor no es como el nuestro y espera, paciente.
3⃣ «El tercer motivo –concluye San Francisco– fue porque este animal es OBEDIENTE y se deja cargar cómo y tanto como se quiere, sin disgusto y sin sacudir nunca la carga que se le pone encima… ¡Bienaventuradas las almas que son dóciles y sumisas, pues el Señor las conducirá!»
La obediencia, la docilidad, la mansedumbre… ¡Qué poco de moda están aparentemente!
Digo aparentemente porque aunque la sociedad actual se jacta de haberse liberado, lo cierto es que somos más esclavos que nunca.
Nos hemos liberado de la “religión opresora”, pero obedecemos y nos dejamos esclavizar por el trabajo, por la moda, por el juego online, por el dinero, por el sexo…
El que es dócil al Señor sigue sus mandatos aunque estos parezcan difíciles, pesados e incluso absurdos, porque sabe que le llevarán a buen puerto. ¡Esta es la auténtica libertad! ¡Hacer la voluntad de Dios! Aceptar la carga sin sacudirla
Hasta aquí los tres significados de la borriquita: HUMILDAD, PACIENCIA Y OBEDIENCIA
Y dice también el de Sales que «no fue casualidad que el pollino nunca hubiera llevado peso; es porque Dios había cargado ya al pueblo judío con su Ley mientras que los gentiles nunca la habían recibido; venía pues el Señor a imponer su yugo, esa es la razón de montar un pollino»
¿Qué quiere esto decir?
Pues que Jesús viene a inaugurar su reinado. «El que está en Cristo, dirá san Pablo, es una nueva creación. Pasó lo viejo, todo es nuevo». Se inaugura la ley del amor, el mandamiento nuevo abierto también a los no judíos
En este Domingo de Ramos celebramos que la Ley que oprimía al pueblo de Israel, no va a ser abolida, sino que se va a renovar, dando Jesús cumplimiento de ella en la cruz, como escucharemos hoy en la lectura de su Pasión.
¿Estás cansado? ¿Estás agobiada? «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso», dirá Jesús.
«Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera»
Así que descansa hoy escuchando la pasión y muerte de Jesús. Él ha cargado con tus pecados, Él ha saldado tu deuda.
Y aprende el camino: no seas 1⃣ SOBERBIO, 2⃣ IMPACIENTE o 3⃣ DESOBEDIENTE. No rechaces la carga, toma tu cruz que, con Él, es más ligera y síguele.
«Mansos y humildes de corazón», así nos quiere el Señor, ¡como el pollino! #FindelHilo