#HilodelaAsunción2

En esta fiesta de la Asunción de María, te voy a contar algo que a lo mejor desconoces. Celebramos que la Virgen, terminada su vida, fue asunta al cielo junto a su Hijo. Pero, ¿sabías que hay quien dice que también San José los acompaña en cuerpo y alma? #HilodelaAsunción2

Esta creencia piadosa no tiene la categoría de dogma, como el de la Asunción de María que ya te expliqué en el primer #HilodelaAsunción, pero es muy interesante porque nos ayuda a comprender la importancia de este santo. Si quieres recordar aquel hilo pincha aquí.

San José el esposo de María, es patrono universal de la Iglesia, uno de los santos a quien mayor número de cristianos se ha encomendado alguna vez en la vida.

Muchos santos han sido grandes devotos de San José. Pienso por ejemplo en Santa Teresa de Jesus, que decía: «Querría yo persuadir a todos fuesen muy devotos de este glorioso Santo, por la experiencia que tengo de los bienes que alcanza de Dios».

También los papas han querido mucho al padre de Jesús.

Francisco tiene en su escritorio una imagen como esta de él durmiendo. Dice que, cuando tiene un problema, lo pone en una nota debajo de él para que lo «sueñe», para que lo arregle.

Te voy a desvelar un secreto personal. También yo soy muy devoto de San José. Hace casi 10 años le hice una promesa, la cumplió y por eso me dejé la barba que ves que sigo llevando…

Otro día os contaré cuál fue el milagro que hizo 😉

El caso es que este santo tan popular, este santo tan universal, este santo tan famoso y querido no cuenta con una tumba a la que poder peregrinar, un sepulcro en el que descansen sus restos y al que sus devotos puedan acudir a orar.

¿Dónde está el cuerpo de José? ¿Por qué, como planteé en el otro hilo con el cuerpo de María, los primeros cristianos no conservaron esta reliquia como sí hicieron con las de otros santos menos importantes?

Tengo 46 años, todos ellos recibiendo catequesis, 24 de ellos estudiando teología y trabajando en la Iglesia y os puedo asegurar que hasta este año no se me había ocurrido plantearme esto. Perdonad mi ignorancia.

Y cuando indagué un poco, me pasó esto…

Resulta que es un problema que ya se plantearon los padres de la Iglesia. Y que desde entonces ya empezaron a plantear como solución que San José está, como Jesús y como María, ¡resucitado en cuerpo y alma en el cielo!

Sí, sí, existe una tesis consistente sobre la «Asunción de San José». Que se basa, no en un texto apócrifo, no en una antigua tradición; sino (¡esto es de traca!) en el mismísimo Evangelio.

Ciertamente yo había leído ese pasaje cientos de veces, pero nunca le había prestado atención.

Se trata de Mateo 27, 52-53

Justo tras la muerte de Jesús en el Gólgota y tras un gran terremoto, dice que «Se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos difuntos resucitaron. Y, saliendo de los sepulcros después de la resurrección de él, entraron en la Ciudad Santa y se aparecieron a muchos».

Algunos, como San Agustín, interpretaron que se trataba de una resurrección temporal, como la de Lázaro, de quienes luego morirían de nuevo.

Pero otros muchos afirmaban que no, que se trataba ya de una Resurrección para la vida eterna. Y, puestos a elegir a los primeros que resucitarían y subirían gloriosos en cuerpo y alma al cielo, ¿Cómo no iba a estar el padre de Jesús a quien él llamaba abba?

El insigne teólogo Juan Gerson, a caballo entre los siglos XIV y XV, no se atreve a decir que San José fuera uno de ellos, pero fantasea con que pudiera serlo, añadiendo que se apareció luego a la Virgen para consolarla y subir posteriormente al cielo.

Un poco más adelante, San Bernardino de Sena le echa valor diciendo que: «Piadosamente se ha de creer, pero no asegurar, que el piadosísimo Hijo de Dios, Jesús, honrase con igual privilegio que a su santísima Madre, a su padre putativo».

Ya en el XVI-XVII, el doctor de la Iglesia San Francisco de Sales es más categórico: «¿Qué nos queda ya que decir sino que no debemos dudar ni en un punto que este glorioso santo tenga gran valimiento con aquel que lo magnificó hasta llevárselo consigo en cuerpo y alma al cielo?»

Y sigue: «Si es verdad lo que debemos creer que en virtud del Santísimo Sacramento que recibimos en nuestros corazones, nuestros cuerpos resucitarán en el día del juicio… ¿Cómo podemos dudar que nuestro Señor haría subir consigo al cielo en cuerpo y alma al glorioso San José, que mereció la honra y la gracia de llevar con tanta frecuencia en sus benditos brazos a Jesús que en ellos tanto se complacía?… ¡Cuántos besos le dio tiernísimamente con su boca bendita para recompensar en algún modo sus trabajos! Luego, sin duda ninguna, San José está en el cielo en cuerpo y alma». Hasta aquí la cita.

Y la Iglesia oficial ¿Se ha pronunciado?

¡Pues sí!

El papa San Juan XXIII, poco antes de abrir el Concilio Vaticano II, en una homilía con motivo de la canonización del beato Gregorio Barbarigo, lo dejó blanco sobre negro en un texto del magisterio ordinario. Aquí lo tienes en la web del Vaticano:
c.vatican.va/content/john-x…

Dice que entre los cuerpos de los santos resucitados que narran los evangelios corresponde a los más próximos a Jesús (Juan Bautista y José de Nazaret) el honor y el privilegio de abrir este admirable acompañamiento por los caminos del cielo.

«Así piadosamente lo podemos creer», afirma «el papa bueno» dejando fuera de toda duda la legitimidad de esta creencia de que San José también fue asunto al cielo, que nadie está obligado por otra parte a secundar.

En esta fiesta de la Virgen, me ha gustado acercarme a la figura de José.

Porque detrás de una gran mujer, siempre hay un gran hombre. Y la Sagrada Familia estaría incompleta en el cielo sin el justo y bueno de José.

Si no eras muy devoto, espero que tras leer este hilo comiences a apasionarte, como yo, por este hermano nuestro a quien Dios encomendó una tarea tan difícil.

Si fue capaz de cuidar de Dios mismo y de su madre enfrentándose al mismísimo Herodes, ¿cómo no va a ser capaz de cuidar de ti en tu día a día por grande que sea tu problema?

Encomiéndate a él siempre que lo necesites y, de vez en cuando, mirando el cuadro de Raúl Berzosa con el que comencé el hilo u otra imagen de la Sagrada Familia que tengas, dirígete a esa trinidad humana (junta ya en el cielo) y diles: «¿Me vais haciendo hueco?» #FindelHilo

2 respuestas a «#HilodelaAsunción2»

  1. Preciosa historia de Amor paternal para toda la humanidad, es una historia desconocida, pero cuando lo explica en este hilo recobra todo el sentido y profundidad que abarca la figura de San José en la vida cristiana, FELICIDADES!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *