#HilodeFindeAño

Si te enseño esta imagen y te digo que pienses en una sintonía, ya sabes de cuál te hablo. Lo que no sabrás es qué tienen que ver la imagen y la música con lo que el Papa va a celebrar esta tarde y mañana. Si quieres, te lo cuento en el #HiloDeFinDeAño Gracias 2019 #Feliz2020
Si me lees desde América, lo más probable es que no te suene de nada la imagen ni que sepas de qué tema musical te hablo. Te pongo en antecedentes:
Esta es la sintonía oficial con la que se abren las retransmisiones que se realizan a través de Eurovisión (red de televisiones públicas europeas y de parte de la cuenca del mediterráneo).
Gracias a Eurovisión, las emisoras de televisión comparten recursos. Hay retransmisiones deportivas, culturales…
Por ejemplo, mañana, el tradicional concurso de saltos de esquí o el Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena los veremos a través de esa plataforma.
Pero la más famosa de todas sus retransmisiones es la del concurso anual de la canción, el festival de @Eurovision, todo un acontecimiento musical global.
Escuchar esta sintonía tiene un fuerte componente nostálgico para los de mi generación, porque era el preludio de un gran acontecimiento en el que todos nos sentábamos alrededor de la tele.
Por eso, aunque el grafismo ha evolucionado y hoy puedes buscar en Youtube versiones más modernas, a muchos nos gusta seguir viéndola y escuchándola tal que así. Seguro que te suena…
Bueno, pero ¿qué es lo que el Papa va a celebrar esta tarde?
Pues como todas las tardes del 31 de diciembre, el Papa acudirá a la Basílica de San Pedro para rezar las primeras vísperas de la solemnidad de Santa María Madre de Dios y proclamar el himno del Te Deum por el año que acaba.
Este himno es el que la Iglesia canta en momentos especiales para dar gracias a Dios.
Y el final del año civil (el año litúrgico acabó hace ya un mes, ya que la Iglesia comienza su año nuevo con el Adviento), es un momento propicio para dar gracias.
Una leyenda lo atribuía a San Ambrosio y a San Agustín. Sabes que el primero, obispo de Milán, fue el que llevó a la fe y bautizó al segundo, uno de los más grandes santos de todos los tiempos.
Contaban que Ambrosio iba improvisando versos y Agustín iba respondiéndole, hasta que se formó esta bella composición.
Por eso se le llama también «Himno Ambrosiano».
Pero lo cierto es que, estudios más recientes, se lo atribuyen a San Nicetas (Aniceto) de Remesiana, un autor del siglo IV.
¿Que no conoces este himno después de 16 siglos que llevamos cantándolo? Venga, que te lo pongo en 10 tuits. Recopila tu año 2019, piensa en el 2020 y di así:
1⃣«A ti, oh Dios, te alabamos,
a ti, Señor, te reconocemos.
A ti, eterno Padre, te venera toda la creación.
Los ángeles todos, los cielos y todas las potestades te honran.
2⃣Los querubines y serafines
te cantan sin cesar:
Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del universo.
Los cielos y la tierra
están llenos de la majestad de tu gloria.
3⃣A ti te ensalza
el glorioso coro de los apóstoles,
la multitud admirable de los profetas,
el blanco ejército de los mártires.
A ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra,
te proclama:
4⃣Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo, Defensor.
5⃣Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre,
aceptaste la condición humana
sin desdeñar el seno de la Virgen.
6⃣Tú, rotas las cadenas de la muerte,
abriste a los creyentes el reino del cielo.
Tú te sientas a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.
Creemos que un día
has de venir como juez.
7⃣Te rogamos, pues,
que vengas en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a tus santos.
Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice tu heredad.
8⃣Sé su pastor
y ensálzalo eternamente.
Día tras día te bendecimos
y alabamos tu nombre para siempre,
por eternidad de eternidades.
9⃣Dígnate, Señor, en este día
guardarnos del pecado.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.
🔟Que tu misericordia, Señor,
venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.
En ti, Señor, confié,
no me veré defraudado para siempre».
¿Bonito eh?
Si te fijas, la estructura interna es muy parecida a la del Padrenuestro. Una primera parte en la que nos dirijimos a Dios y lo alabamos; y una segunda en la que le presentamos nuestra debilidad y nuestra consiguiente súplica.
En los dos casos, tuteamos a Dios (santificado sea tu nombre; a ti, oh Dios…). Porque Dios está cerca de ti. En Navidad se ha acercado tanto tanto, que se ha hecho uno como tú, uno incluso por debajo de ti.
El eterno se ha puesto a tu nivel, que eres polvo, para que puedas hablarle de tú a tú.
En los dos casos, la oración no es individual, sino comunitaria. (venga a nosotros tu reino… te alabamos…). Porque Dios nos ha elegido como miembros de un pueblo (la Iglesia) y es a través de ella como quiere llevarnos al cielo.
Dios es Trinidad, es comunidad, y pide que nos dirijamos a Ella en comunidad.
¿Por cuántas cosas tienes (tenemos) que dar gracias a Dios este año?
Sí, ya se que también te han pasado muchas cosas malas, pero si las pones en una balanza, seguro, SEGURO, que pesa más lo positivo.
En el mundo, igual. Las noticias negativas venden más, ocupan más minutos en los telediarios, pero ¡cuántas cosas buenas ocurren cada día que no salen en ningún periódico!
En el Te Deum (se llama así porque así se dicen en latín las palabras con las que empieza el himno: «A ti, oh Dios»), encontramos la mejor de las noticias.
Esa que hace que la balanza de cosas buenas y malas siempre se incline hacia las buenas. Y es cuando decimos que tú, Señor «abriste a los creyentes el Reino de los Cielos».
Esta esperanza en la Vida eterna es la principal fuente de nuestra alegría. ¡Cuánto te pierdes si no tienes esta luz al final del túnel!
Con la perspectiva del cielo, que pase el 2019, el 2020… y que venga lo que tenga que venir.
Pero, al grano, esto del Te Deum, ¿qué tiene que ver con Eurovisión?
Los entendidos en música seguro que ya lo saben.
Y es que la sintonía de Eurovisión es un Te Deum. Una composición musical para rezar este himno litúrgico.
Para ser exactos es el Rondó de preludio al Te Deum de Marc-Antoine Charpentier.
Su historia es muy curiosa, porque fue compuesta a finales del siglo XVII, pero permaneció siglos olvidada hasta que, en 1953, un musicólogo la encontró y la puso en valor, siendo seleccionada al año siguiente como sintonía de la Unión Europea de Radiodifusión (Eurovisión).
Es un Te Deum y por eso es tan brillante, tan triunfal. Es lo que expresamos en el himno: «¡Todos los cielos, todas las potestades te adoran! ¡Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de los ejércitos!».
Pero aún hay más.
El logotipo clásico de Eurovisión, ahora ya desaparecido, con el que abrí el hilo… ¿Te has fijado en que estaba compuesto por 12 estrellas recordando a la bandera de la Unión Europea?
Para serte sincero yo no me había dado cuenta de que eran 12 hasta hoy.
Como sabrás, esta bandera fue aprobada por el entonces Consejo de Ministros del Consejo de Europa un 8 de diciembre de 1955, fiesta de la Inmaculada Concepción de María.
Y como se ha dicho en repetidas ocasiones, su creador se inspiró en la figura bíblica de la mujer vestida de sol con una corona de 12 estrellas que la iconografía ha empleado históricamente para representar a la Virgen
¡¡¡Y como todos los años, el 1 de enero celebramos la fiesta de María Madre de Dios, y sus vísperas son las que reza esta tarde el Papa!!!
Vestigios de una Europa con fortísimas raíces cristianas aunque muchas de ellas ya ni las vemos.
Pero para eso está este hilo.
Para recordarte todo lo bueno de tu historia, como hacemos cada fin de año.
Recuperemos la partitura perdida del Te Deum, como hizo aquel musicólogo; vayamos al fondo de nuestra memoria y hagamos balance, no solo del año que acaba, sino de toda nuestra vida.
Recuerda a quien te dio la vida, a quien te cuidó aunque no fuera perfecto, a quien te hizo feliz…
Recuerda a quien te dio aquel empujón que te hacía falta en aquel momento, aquel golpe de suerte que tanto bien te hizo, aquella decisión que acabó tan bien…
Recuerda aquel momento malo del que salió otro bueno, aquel tropezón que te sirvió para crecer, aquel dolor que te hizo más fuerte…
Recuerda todo lo que tienes sin merecer, todo lo que posees que a otros les falta, todo lo que se te ha dado sin tú pedirlo…
Despide este año dando gracias y confiándole al Señor el año próximo. Ya verás que, como reza el Te Deum, no quedarás «defraudado para siempre».
Y el día 1 por la mañana, no te pierdas la retransmisión de la Misa del Papa Francisco desde el Vaticano que será retransmitido para Europa y para todo el mundo por…
🎼Tatá tatarata taaa tará 🎺
🎶tará ta ta ta ta tá
ta ta ta tará…🎵
#Feliz2020 #FindelHilo

Una respuesta a «#HilodeFindeAño»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *